ilusión-arte

ilusión-arte

17 jul. 2013

Pintar con los colores del arco iris





Si un día de lluvia desbordante, aparece, de pronto, un sol radiante,
mete en tu mochila tu paleta, tus pinceles y tus tubos de colores
y camina hacia el lugar donde el arco iris se acaba de formar.
Una vez allí, pon en tu paleta los colores
que prefieras y mézclalos como quieras.
Después, como si el mundo fuera un gran cuaderno de dibujo,
píntalo y añade algunas flores;
y, luego, en un rincón, garabatea una palabra
que despierte buenos humores.
Si la hierba el verde pierde,
pinta, brizna a brizna, el césped del jardín.
Si te gustan las puestas de sol,
emborrona las nubes de luz resplandeciente
y el océano de naranja y amarillo.
¿Demasiado brillante?
Suaviza el suelo con pastel.
Diviértete, cámbialo todo, ¡lo puedes hacer!
Píntale al mundo manchas en los huecos
o dibújale un bigote a quién tú quieras;
lo que es blanco, negro; lo amarillo, rojo.
Y si aún no te convence,
mezcla y remueve sin complejos las aristas.
Ponle una sonrisa a un hombre triste.
Esboza un mundo mejor, sé un artista.
Y si todavía sigue sin convencerte,
¡ponlo todo diferente!.

                                                        Hilo de Hada, Philippe Lechermieer